Diccionario del vino

 

El lenguaje que los expertos utilizan para definir las particularidades o características de un vino, son palabras muchas veces metafóricas e incluso poéticas, que pueden perfectamente confundir a los no iniciados, y hasta a los más veteranos.

 

Me ha parecido interesante hacer una selección del vocabulario más utilizado en el argot. Ordenado alfabéticamente, de forma que podamos saber con una rápida consulta, a que matices se refiere tal o cual palabra de las que se utilizan en el mundo enológico.

 

 

A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  Y  Z

 

 

 

Abierto: Cuando el vino tiene poco color y poco equilibrio en boca.

Abocado: vino con tendencia hacia lo dulce.

Acabado: vino bien terminado, equilibrado con un gusto final correcto y distinguido

Acerbo: Sensación de acidez, dureza, aspereza, que puede -o no- aminorarse con el envejecimiento.

Acético: Olor a vinagre, propio de un vino atacado por fermentos dañinos.

Acidez: los ácidos naturales de la uva le conceden al vino sano vivacidad y frescura, contribuyendo a la formación de su bouquet. La falta de acidez produce vinos flojos y débiles. Su exceso provoca efectos ásperos y picantes en la lengua. No confundir esa necesaria acidez con lo ácido, defecto producido por uvas inmaduras o de dudosa calidad.

Acídulo: áspero y picante.

Acritud: desagradable aspereza por exceso de acidez.

Afable: suave, armonioso, grato.

Afrutado: aroma en el que se destacan las características de la uva madura que generalmente aparece en los vinos frescos.

Agridulce: sabor defectuoso de un vino que se ha elaborado descuidando la temperatura.

Aguado: débil, flojo, falto de cualidades.

Aguja (vino de): tipo de vino que, sin llegar a ser efervescente, pica en el paladar y la lengua.

Ahumado: sutileza en el aroma y el sabor que recuerda precisamente al humo y que es notoriamente más suave que el de los alimentos ahumados. Es propio de algunas uvas blancas.

Alegre: vino de gran vivacidad y tersura de aroma limpio y acidez fresca.

Alma: carácter, personalidad de un vino.

Almendras amargas: olor desagradable que señala un defecto.

Alterado: que no ofrece las características de un vino normal a causa de accidentes o enfermedades.

Amargo, amargor: sensación gustativa desagradable en un vino que señala defectos. Sólo es aceptable en ciertos vinos que se usan como aperitivo o en el vermut.

Ambarino: Tonalidad de algunos vinos blancos causada por la oxidación.

Amianto: residuos poco agradables que pueden dejar las placas de filtrado, produciendo vinos apagados y alcalinos.

Amistoso: vino amable, fácil de tomar, complaciente.

Amontillado: Vino generoso se elabora en diferentes zonas de Andalucía, jerez , montilla -moriles , Huelva, Cádiz... , de dorado a ambarino, con un sabor seco avellanado,


Amplio: vino armonioso y equilibrado, con sabor persistente y cualidades sobresalientes.

Añada: año de cosecha (ver Vintage).

Apagado: opaco, insípido, falto de acidez. En el caso de los espumantes, señala la pérdida de burbujas.

Armónico: vino equilibrado, que produce sensaciones gratas.

Aromas: conjunto de sensaciones olfativas. Se habla de aromas primarios, que son los derivados de la uva con que está elaborado un vino; aromas secundarios, que obtiene durante su elaboración y de aromas terciarios, que desarrolla durante su crianza.

Aromático: vino fragante, rico en aromas y gustos, donde resaltan los aromas primarios.

Áspero: vino que, por contener demasiado tanino, produce esa sensación táctil en boca.

Astringente: sensación seca que no debe confundirse con lo amargo. Se percibe fundamentalmente en las encías (produciendo la impresión que se contraen las mucosas).

Ataque: primera impresión que causa el vino en la boca.

Aterciopelado: vino sedoso, suave, meloso, que acaricia el paladar.

Austero: tosco y severo, sin complejidades.

Avinagrado: acético, echado a perder, desechable a causa de una infección.

Azufrado: olor volcánico, caliente y picante. En algunos vinos jóvenes puede ser inofensivo y desvanecerse en contacto con el aire.

Azúcar: glucosa y fructuosa que posee naturalmente la uva cuya gran parte se transforma en alcohol durante la fermentación. Al resto que queda, se le llama azúcar residual, presente en todos los vinos, aún los secos.

Inicio

 

 

Balsámico: generalmente un defecto que aparece en ciertos blancos que han retenido demasiado sabor de maderas.

Basto: vino tosco, áspero, de baja calidad.

Blando: vino endeble, sin personalidad, falto de carácter.

Bouquet: en realidad, sintetiza el conjunto de aromas terciarios obtenidos por el vino durante su crianza, aunque generalmente se aplique el término para designar el agradable y característico aroma de un vino.

Breve: vino cuyo sabor se diluye rápidamente, sin dejar sensaciones posteriores.

Brioso: lleno de vitalidad, vigor y frescura.

Brillante: impresión visual que produce un vino de perfecta limpidez, con reflejos cristalinos.

Brut: champagne o vino espumoso seco (menos de 15 gramos de azúcar por litro). El extra-brut es aún más seco (menos de 6 gramos). El nature, no tiene agregado de azúcar en su licor de expedición.

Inicio

 

 

 

Caramelizado: Olor a caramelo quemado que se puede detectar en los vinos con mucha crianza, reservas y grandes reservas.

Carácter: vino que posee características propias y distintivas en su categoría.

Característico: que refleja el estilo y el carácter de su uva, de su lugar de origen y hasta de la añada.

Carnoso: vino denso, espeso, que llena bien la boca, menos alcohólico que un vino de mucho cuerpo.

Casta (o de raza): vino noble, que resalta los valores de la uva con que está elaborado.

Cocido: olor poco definido, que oculta la fruta y denota falta de frescura.

Complejo: conjunción armónica y equilibrada de distintos aromas y sabores.

Corcho (olor a): defecto de un vino al que se le ha contagiado olor del corcho en malas condiciones y suele confundirse con olor a moho. Los franceses utilizan el término bouchonée para describirlo.

Corpulento: vino masculino y rico en alcohol y vigor.

Corto: que queda muy poco tiempo en el paladar. No necesariamente de mala calidad.

Coupage (o vino de corte): una mezcla de distintos vinos o cepajes.

Crianza: Envejecimiento controlado de un vino, en barrica, en bota o en botella. La crianza implica un moderado aporte de oxígeno que facilita la evolución del vino, así como la presencia de la madera y sus perfumados aromas de especias. La crianza del vino en botella es importante para conseguir su redondez.

Cremoso: suave, rico en sabor y textura.

Cubierto: tinto oscuro y poco transparente.

Cuerpo: peso y volumen del vino en la boca, muchas veces relacionado con su contenido alcohólico. Medio cuerpo: ni ligero ni denso.

Cuero: Aroma noble de algunos vinos tintos procedente de su crianza reductora en la botella.

Inicio

 

 

Débil: vino poco definido, pobre en fruta, alcohol o carácter.

Delicado: vino poco robusto, pero agradable.

Decrépito: vino en el fin de su vida útil, que se ha arruinado o perdido sus virtudes con la edad.

Dejo: matiz o nota de un descriptor aromático en el aroma o el sabor de un vino.

Delgado: vino de poco sabor y acidez elevada.

Delicado: atractivo y equilibrio en un vino ligero.

Denso: más que corpulento, con mucho alcohol y extractos, color intenso y mucho cuerpo.

Denominación de Origen (D.O.): Indica el lugar de origen de un vino, garantizado por una organización cuyo objetivo es proteger las características de la producción de la zona.

Desabrido: vino sombrío, apagado, insípido.

Descarnado: vino pobre el alcohol y extracto seco.

Desequilibrado: vino mal constituido, que no ha logrado armonía por exceso o falta de alguno de sus componentes.

Despojado: de sabor reducido, generalmente por excesos en su proceso de clarificación.

Desvaído: vino de poca consistencia en el paladar, que ha perdido sus atributos. En muchos casos se debe a una indeseable oxidación.

Distinguido (o elegante): que tiene refinada calidad, rasgos de nobleza y pureza, con notable armonía.

Duro: con exceso de tanino o de acidez. Con el tiempo puede desaparecer.

Inicio

 

 

Elegante: Cualidad del vino distinguido, con linaje de variedad noble, armonioso en el color y el aroma, equilibrado en el gusto, con bouquet y la justa crianza.

Empalagoso: vino pesado, excesivamente dulce, sin la conveniente acidez.

Enérgico: de carácter marcado, incisivo.

Encabezado: vino al que se le ha agregado alcohol para detener su fermentación y elevar su tenor alcohólico.

Enmohecido: olor desagradable que generalmente produce la oxidación. Suele confundirse con el olor a corcho.

Equilibrio: la armonía entre todos los componentes del vino. Conjunción armónica entre acidez, dulzura, taninos y alcohol.

Especiado: aroma y sabor a especias, sensaciones condimentadas.

Espumante (o espumoso): vino efervescente, que ha obtenido burbujas en una segunda fermentación -espontánea o inducida-, como el Champagne. En los vinos gasificados, la efervescencia se logra por inyección de gas carbónico.

Estructura: tiene que ver con la armonía que se logra entre los taninos, el ácido, el alcohol y el azúcar. Se puede hablar de estructura fuerte o débil.

Evolucionado: Vino que ha sufrido modificaciones con el paso del tiempo

Extracto: sólidos solubles de un vino que determinan sus características de color, aroma y sabor.

Inicio

 

 

Fácil: vino suave, de textura fácil, sin aristas sobresalientes.

Fatigado: recién trasegado o filtrado. Presenta aromas y gustos confusos, debilitados.

Femenino: no quiere decir débil, sino que tiene delicadeza, elegancia, seducción.

Fermentación: transformación del azúcar de la uva en alcohol etílico y gas carbónico por medio de las levaduras.

Fermentación maloláctica: proceso mediante el cual el ácido málico se convierte en ácido láctico, suavizando al vino.

Fino: de calidad superior. En el caso de los vinos de Jerez, es el de mayor distinción, el que no tiene mezclas ni es endulzado.

Firme: con buenos taninos y/o acidez, con gusto incisivo.

Flexible: fácil de apreciar, con una combinación acertada de virtudes. Suave, complaciente.

Flojo: débil, endeble. Puede tratarse de un vino pobre o de un defecto de decrepitud.

Floral, florido, fragante: con aroma a flores. Puede ser de flores en general o de flores de viña en particular, que es positivo y ampuloso.

Fresa: Aroma frutal que aparece en ciertos vinos tintos o rosados y en algunos oportos. También puede encontrarse en vinos espumosos elaborados con uva Pinot Noir.

Fresco: vino joven que conserva la vitalidad y acidez.

Frutal, frutado o afrutado: es un vino que conserva el perfume de la uva madura y fresca que no se ha transformado durante la fermentación. También se aplica al hallazgo de otras frutas.

Inicio

 

 

Garra: firmeza y potencial de desarrollo.

Generoso: vino especial criado en ciertas regiones, como el Marsala y el Oporto. Rico en alcohol y azúcar.

Goloso: vino con elevados azúcares residuales.

Graso: vino que llena la boca, untuoso y suave, con cuerpo y alto contenido en glicerina.

Gris: vino rosado de color muy tenue, afrutado, firme, fresco.

Inicio

 

 

Herbáceo: con aromas y sabores vegetales. Su exceso es no deseable porque se relaciona con vinos jóvenes toscos o elaborados descuidadamente.

Hollejo: Piel de la uva.

Inicio

 

 

Incisivo: con exceso de acidez.

Indeciso: que todavía no se ha desarrollado y puede llegar a más.

Insípido, soso: sin sabor y con muy poca acidez.

Insulso: sin valores distintivos, que no tiene casi nada para ofrecer.

Intenso: opuesto a superficial. Indica riqueza y puede aplicarse al color, al bouquet o al sabor.

Inicio

 

 

Joven: fresco, con la acidez de la juventud.

Inicio

 

 

Lágrimas (o piernas): huellas que marcan los glóbulos que descienden por las paredes internas de la copa después de agitar el vino. Pueden ser indicios de un vino generoso. Lágrimas gruesas y bien definidas revelan alto grado alcohólico, glicerina y sólidos disueltos.

Largo: que deja una huella que perdura en la boca. Característica positiva.

Levadura: olor de los fermentos. Aparece en los vinos con fermentación secundaria. Se busca en los champagnes.

Ligero: de bajo tenor alcohólico y poco cuerpo.

Limpio: ausencia de olores extraños o desagradables.

Linaje: cualidades nacidas de la combinación de clima, suelo, cepas y técnicas de producción excelentes.

Inicio

 

 

Madera: olor distintivo y deseable derivado de la correcta crianza en barricas de madera (las mejores son de roble). Puede, sin embargo, ser negativo por exceso de contacto entre el vino y el recipiente.

Maderizado: vino oxidado que recuerda poco agradablemente a la madera. Olor denso, gusto apagado y color oscuro en un vino blanco.

Maduro: vino en su plenitud de madurez, antes de empezar su decadencia. Con uvas maduras se obtienen vinos ricos en color, dulzor y riquezas naturales.

Magro: aguado, pobre, falto de cuerpo.

Málico (ácido málico): fresco aroma a manzanas crudas que puede encontrarse en ciertos vinos jóvenes. Es propio de algunas variedades de uvas blancas.

Mantequilla: Aroma noble que puede detectarse en vinos de calidad, sobre todo si han hecho la fermentación maloláctica.

Masculino, varonil: vino con mucho cuerpo, incisivo, hasta agresivo.

Mentol: Aroma noble de algunos vinos tintos de crianza.

Meloso: suave, agradable, sin aristas ni estridencias.

Metálico: vino defectuoso por indeseable contacto con elementos de metal.

Miel: fragancia característica de ciertos vinos dulces y maduros que puede originarse en las propias uvas o en un prolongado añejamiento en botella.

Moho: sabor indeseable debido a defectos de las uvas o al mal estacionamiento.

Mordaz: elevada acidez y altos taninos que hablan de un buen vino joven. Puede suavizarse con el tiempo.

Inicio

 

 

Nervioso: vino de cuerpo, con taninos altos, pero todavía inmaduro. Es cualidad positiva que indica que puede crecer y, al aquietarse, convertirse en un gran vino.

Neutro: sin carácter definido. Suele ser el resultado de varios vinos mezclados que se anulan mutuamente.

Noble: de buena talla y linaje, con gran elegancia. También suele aplicarse para describir a vinos más o menos comunes o económicos que tienen dignidad.

Inicio

 

 

 

Oloroso: Vino generoso de Jerez, entre 18 y 20 grados de alcohol y con un perfume que recuerda a nueces. Se obtiene por crianza oxidativa. Color oro oscuro, vinoso y corpulento.

Opaco: a la vista, sin brillo. En nariz y boca, débil, falto de interés.

Oxidado: gusto apagado y desagradable en un vino -por diversos motivos- con excesivo contacto con el aire.

 Inicio

 

 

Pajizo: Se dice del vino blanco de color claro, como la paja.

Pálido: Se aplica a los vinos blancos de baja intensidad cromática.

Pasado: enfermo, en malas condiciones. Puede sucederle a los vinos con exceso de crianza.

Pasificado: olor cálido que revela una elaboración a partir de uvas con exceso de sol y poco riego.

Pastoso: rico en extracto seco o en glicerina.

Pedernal: nota aromática que recuerda al de las chispas del pedernal o la yesca que aparece en ciertos vinos blancos junto con el ahumado.

Peleón: término usado por los españoles para designar a un vino común, vulgar, de mala calidad.

Penetrante: poderoso, de aromas potentes.

Perfume: agradable cualidad aromática que muchas veces evoca a flores.

Persistencia: conjunto de sensaciones que se mantienen y que es posible medir.

Pesado: vino desequilibrado, con exceso de alcohol y taninos.

Petillant: término francés que designa a los vinos con muy ligeras burbujas. Ver Vinos de Aguja.

Picado: con exceso de ácido acético, avinagrado.

Picante: vinos blancos o tintos jóvenes con acidez fresca y atractiva.

Plano: sin atributos, carente de acidez y fruta.

Pobre: que carece de carácter o calidad, aunque no necesariamente sea malo o inaceptable.

Poderoso: muy corpulento

Posgusto o retrogusto: sensaciones que permanecen en la garganta y las fosas nasales después de haber tragado el vino. Pueden ser negativas si el vino no es bueno y, de modo positivo, señalar a un gran vino que deja un largo y grato recuerdo.

Positivo: señalado y apreciable.

Precoz: que ha madurado pronto para su edad o añada.

Profundo: vino que parece tener capas subterráneas de sabor.

Pungencia: sensación que provoca en la lengua el impacto del desprendimiento de anhídrido carbónico.

 Inicio

 

 

Quebrado: Vino enfermo por alguna de las llamadas quiebras que producen graves enturbiamientos.

Quiebra: Enturbiamiento grave de origen químico. Puede ser de varios tipos.

Quinado: Vino licoroso aromatizado con quina.

Inicio

 

 

Rancio (olor a): impacto olfativo desagradable que puede ser producido por malos corchos y que puede desvanecerse en minutos. No sucede lo mismo cuando el vino está afectado por el contacto con uvas en malas condiciones. Hay quienes sostienen que, en algunos vinos, se trata de una especie de maderización que puede llegar a exaltar cualidades.

Raza: otra palabra para referirse al linaje, a la casta de un vino.

Recio: fuerte, masculino, con abundante alcohol y alto tánico.

Redondo: bien equilibrado, maduro, armónico, agradable al paladar, sin aristas.

Refinado: gracioso, delicado, distinguido.

Refrescante: con agradable acidez que calma la sed.

Rico: de sabores intensos y generosos producidos por el conjunto de fruta, sabor, alcohol y extracto.

Rígido: algo severo, tal vez inmaduro, que no deja percibir sus aromas y sabores.

Roble: importante factor en la elaboración de vinos finos y complejos. Las barricas de madera de roble retienen asperezas y confieren aromas y sabores positivos cuando son moderados e indeseables cuando su presencia agresiva tapa al vino.

Robusto: un buen vino que llena la boca, consistente, con vigor, de cuerpo, redondo.

Inicio

 

 

Sabroso: cualidad de ciertos blancos jóvenes frescos, vigorosos y vivaces.

Sano: es la primera condición que tiene que tener un vino. Su sanidad se revela en un aspecto transparente, en olores y sabores limpios, sin defectos.

Savia: un vino con savia está en su plenitud y tiene sabor y aromas pronunciados, vivaces.

Sazonado: rico, especiado.

Seco: que no es dulce, sin azúcares residuales.

Sedoso: que tiene textura firme, pero suave al paladar. Se encuentra en los buenos vinos de postre.

Semi-dulce: que contiene abundante azúcar natural, pero no llega a vino de postre (aunque no combina con comidas).

Semi-seco: con algo de azúcar residual, pero lo bastante seco como para aperitivo o acompañante de ciertas comidas.

Sensual: opulencia de sabor y textura, que impacta los sentidos.

Severo: duro, inflexible, quizás inmaduro.

Suave: sedoso y aterciopelado, meloso, de tacto agradable. Armonía de taninos y acidez.

Superficial: que no es intenso ni profundo.

Sutil: cualidades veladas, complejidad no manifiesta.

Inicio

 

 

Tabaco: Evocación apreciable en los aromas de algunos grandes vinos de crianza.

Tánico: designa, por lo general, a un vino duro y astringente.

Taninos: sustancias preservantes que se extraen de los hollejos y las pepitas de la uva. Influyen en el color, la textura y parte del sabor del vino.

Terruño (terroir en francés) es el término y concepto que designa al todo ecológico que se integra y conjuga en el suelo, el clima y las características propias de un terreno donde se cultivan viñas.

Tierno: Se dice del vino poco ácido, ligero y con poco extracto.

Tostada, pan tostado. Agradables aromas que suelen detentar grandes blancos y champagnes.

Tranquilo: ni de aguja ni espumante. Se emplea para designar a los vinos base para la elaboración de espumosos.

Inicio

 

Untuoso: Vino de carácter oleoso que se adhiere a la copa y en la boca se muestra suave. El término se aplica también a los vinos a la vez amplios y muy suaves.

Inicio

 

 

Vainilla: distintiva sustancia aromática tánica generalmente conferida al vino por la madera.

Varietal: vino elaborado a partir de uvas con un mismo cepaje. Puede ser varietal 100%. De acuerdo a lo permitido por reglas legales, para poder ser llamado varietal, debe tener un predominio de hasta el 75% de una sola cepa.

Velado: con poca limpidez o transparencia.

Verde: vino aún inmaduro, elaborado con uvas inmaduras.

Viejo: con excesiva madurez, falto de frescura.

Vigoroso: vino joven, de sabor positivo, sano y vital.

Vinoso: que tiene aroma y sabor naturales del vino. Es positivo y agradable, tiene carácter firme y cualidades intensas.

Vintage: categoría de vinos de Oporto producidos en años con cosechas excepcionales. En la Champagne, señala que su añada corresponde a una cosecha excepcional.

Vitalidad: aplicable a vinos frescos y jóvenes o a un vino añejo que mantiene condiciones juveniles.

Volátil : (acidez volátil): en mayor o menor medida, se halla presente en todos los vinos. Su exceso es indeseable y puede ser la primera señal hacia el deterioro acético.

Voluptuoso: equilibrio entre lo suave, dulce, grado, afrutado y maduro.

Vivaz: Fresco, brillante en el color, limpio de aroma y con savia.

Inicio

 

 

 

 

 

Yema: Primera fracción del mosto, obtenida mediante escurrido, sin que la pasta sufra presión alguna.

Yodado: Aroma y sabor de algunos vinos criados cerca del mar. Jerez, Sanlúcar de Barrameda.

Inicio

 

 

 

 

 

Zafio: Vino de descalificación inmediata en la cata por acumulación de defectos.

Zarzamora: Componente aromático primario de la variedad Tempranillo.

Zurracapote: Bebida refrescante a base de vino, azúcar, canela y limón.

Inicio