LICORES                        

La tradición de elaborar licores caseros se pierde en la noche de los tiempos, quizás fue la casualidad, quizás esa parte de alquimista que el ser humano posee, lo cierto es que ha llegado hasta nuestros días gracias a las personas que han transmitido sus conocimientos de generación en generación. Estas recetas son un pequeño  homenaje y mi modesta aportación para que no se pierda una tradición divertida, interesante y gratificante, una manera de sorprender a nuestros invitados y una excusa para degustar un licor, en la sobremesa, aperitivo, etc. Pero primero si tenemos que definir que es un licor diríamos que, un licor es una bebida alcohólica dulce, a menudo con sabor a frutas, hierbas, o especias.

Un poco de historia

Históricamente derivan de las hierbas medicinales, generalmente las preparadas por los monjes, como los Benedictinos. Los licores fueron hechos en Italia desde el siglo XIII. Pero hay documentos escritos  de la época de Hipócrates quien decía que los ancianos destilaban hierbas y plantas en particular por su propiedad de cura de enfermedades o como tonificantes.

Preparación

Algunos licores son preparados por infusión de ciertas  frutas,  flores, maderas, en agua o alcohol, y añadiendo después  azúcar incluso colorantes, otros son hechos añadiendo los ingredientes a una  destilación base obtenida previamente, suelen ser de mejor calidad.

La distinción entre licor y bebida alcohólica no es simple, especialmente porque en la actualidad muchas bebidas alcohólicas están disponibles con sabores dulces. Sin embargo las bebidas alcohólicas con sabor, no son preparadas por infusión. El contenido de alcohol no es una característica distintiva, la mayoría de los licores tienen menos grados alcohólicos que las bebidas alcohólicas,  pero algunos licores pueden tener hasta 55 grados.

Unas recetas                          

 

Ratafía

250 gr. de nueces tiernas, a ser posible recolectadas la noche de San Juan

10 gr. de tomillo

5 gr. de canela en rama

2 l. aguardiente anisado

½ l. jarabe ( agua y azúcar en partes iguales)

4 Membrillos, solo el zumo .

Machacar las nueces y dejarlas en maceración  con el resto de ingredientes durante 50 días. Pasados estos días filtraremos, el liquido, que quedara listo para su consumo

 

Licor de naranja

2 l. de agua

1 l.  de aguardiente

1 Kg. de azúcar

12 naranjas solo la cáscara

1 rama de canela

1 vaina de vainilla

Se ponen todos los ingredientes juntos en un recipiente con tapa. Se cierra bien y se va moviendo cada día durante un mes. Se cuela el licor y se embotella. Se puede hacer con mandarinas, entonces se meterán en el bote enteras y el tiempo de maceración será de dos meses.

 

Licor de frambuesas

1 Kg. de frambuesas

1 l. de aguardiente de orujo

1/4 Kg. azúcar

1 l. de agua

Meter las frambuesas en un bote y añadir el aguardiente; Tapar y dejar en maceración 12 horas. Preparar un almíbar disolviendo, a fuego lento, el azúcar con el agua. cocer 5 minutos; dejar enfriar. Pasar por tamiz de tela la maceración de frambuesas y aguardiente.
Mezclar con el almíbar frío. Poner en botellas y dejar reposar un mes, antes de consumir. Servir frío o con hielo.

 
 

Licor de endrinas, "Pacharán"

1 l. aguardiente anisado

1/4 Kg. endrinas

1 trocito vainilla en rama

6 granos de café

1 trocito canela en rama

En tarro con capacidad para un litro y cuarto, previamente esterilizado, poner el aguardiente y las endrinas. Tapar herméticamente y dejar macerar un mínimo de seis meses, en sitio fresco y oscuro, dándole vuelta al tarro de vez en cuando. Filtrar en tamiz de tela y pasar a botella. Servir frío o mejor con hielo.

 

Licor de limón "Limonchelo"

Cascaras de 6 limones amarillos
1/2 litro de alcohol refinado
1/2 litro de agua
1/2 kilo de azúcar blanca

Quitar la cáscara amarrilla de los limones, con cuidado que no contengan la parte blanca. Colocarla en un frasco limpio, y cubrirla con el alcohol. Dejarla macerar en un lugar oscuro y fresco durante 4 semanas. Una vez pasado este tiempo, filtrar el alcohol y reservar.
Preparar un almíbar liviano con el agua y el azúcar, dejar enfriar bien e incorporar el alcohol filtrado, que debe ya tener el color y sabor de los limones.
 

Licor de café

1 taza de café, molido, de la mejor calidad

1 - 1/2 tazas de agua hirviendo

3/4 taza de azúcar granulada

1/4 taza de azúcar morena

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

1 - 1/2 tazas de vodka

Mezclar el café molido con el agua hirviendo, dejar reposar por 2 minutos. Colarlo en un colador para café y ponerlo en una ollita a fuego bajo. Agregar el azúcar y cocinar revolviendo hasta que empiece a salir vapor (como 5 minutos), teniendo cuidado de no hervir la mezcla. Remover del fuego y dejar enfriar. Agregar la vainilla y el vodka. Poner en una botella limpia, desinfectada, y dejar madurar los sabores por 3-4 días antes de servir.